OAPP Home‎ > ‎Español OAPP Home‎ > ‎

Español -- Recuperado

For English, click here.


"¿Recuperado? ",     " ¿En recuperación? "

O simplemente ¿una locura?

 

            Si usted es un recién llegado a Comedores Compulsivos Anónimos, probablemente no pueda obtener una gran ayuda de esta página. Sin embargo, si usted ha estado por un tiempo asistiendo a grupos de OA, puede haber encontrado un cierto argumento. Creemos que es un argumento bastante sin sentido, u oído dentro de nuestra Comunidad, en cuanto a si una persona es un "recuperado" o está en "recuperación" del comer compulsivo. Irónicamente, ese argumento se inicia generalmente por una persona que no es ni lo uno ni lo otro.

 

En primer lugar, vamos a leer cómo Bill W. (co-autor del Libro Grande), presentó el libro Alcohólicos Anónimos, al mundo.

 

Él escribió:

 

Nosotros, los Alcohólicos Anónimos, somos más de un centenar de hombres y mujeres que nos hemos recuperado de un estado de mente y cuerpo aparentemente incurable. El propósito principal de este libro es mostrarle a otros alcohólicos precisamente cómo nos hemos recuperado. (Prologo a la primera edición)

 

(Nota de la redacción: Todas las letras cursivas dentro de las citas se reproducen como en el Libro Grande las utilizamos para mayor énfasis.) Alcohólicos recuperados son los autores del texto básico de la Comunidad de Alcohólicos Anónimos.

 

¿Qué es lo que quieren decir con recuperado?

 

El Dr. Silkworth, que escribió el capítulo " La opinión del médico ", dijo que creía que los alcohólicos tenían una alergia del cuerpo que produce un deseo, una vez que tomamos las primeras copas. El resultado de este deseo es que los alcohólicos siempre beben más de lo que quieren, que pasa a través de las etapas conocidas de una juerga, emergiendo de remordimiento con la firme resolución de no volver a beber. No hay una solución conocida para este problema. Las personas no se curan del alcoholismo. Así que problema se resuelve sólo por toda la abstinencia. Si los alcohólicos no beben, no pueden emborracharse. Qué verdad tan insultantemente simple! Pero es la verdad.  Entonces,

 

 ¿Cuál es el problema real?

 

Por consiguiente, el principal problema de los alcohólicos se centra en su mente, mas que en su cuerpo. (Página 23 del Libro Grande edición USA)

 

Y el problema es:

El hecho es que la mayoría de los alcohólicos, por razones que todavía son oscuras, cuando se trata de beber, han perdido su capacidad para elegir.  Nuestra llamada fuerza de voluntad se vuelve  prácticamente inexistente. Somos incapaces de hacer llegar con suficiente impacto a nuestra conciencia el recuerdo del sufrimiento y la humillación de hace apenas una semana o n mes, Estamos indefensos contra la primera copa.” (Pagina 24 Libro Grande)

 

¿De qué manera ese problema de la mente se manifiesta en el alcohólico crónico?

 

La idea de que de alguna forma, algún día, llegara a controlar su manera de beber y a disfrutar bebiendo, es la gran obsesión de todo bebedor anormal.  (Página 30 Libro Grande)

 

Se conocía bien como alcohólico. A pesar de esto, fueron apartadas fácilmente todas las razones para no beber a favor de la disparatada idea de que podía tomar whisky si lo mezclaba con leche!  (Página 36 Libro Grande)

 

Cualquiera que sea la definición precisa de la palabra, nosotros la llamamos simplemente locura.  (Página 37 Libro Grande)

 

¿Cómo definir la "locura " en nuestra situación? Locura, según el diccionario Webster, es: Estado de ser loco; falta de solidez de la mente o sin el reconocimiento de la enfermedad de uno. ¿Suena eso como nuestra compulsiva de comer?

 

El Dr. Silkworth dice que no podemos después de un tiempo diferenciar lo verdadero de lo falso. Ahora, todo eso está muy bien para los alcohólicos, pero sin duda es diferente para los comedores compulsivos!           En realidad no.

 

El verdadero problema del comedor compulsivo crónico, entonces, es el pensamiento loco cuando se trata de comer. Podemos estar en abstinencia (o entre atracones), después de haber perdido muchas cosas y haber creado numerosos problemas debido a nuestro comer compulsivo. Sin embargo, vamos a una tienda y compramos un montón de cosas que nos ha tomado todo decente de la vida. Empezamos a comer compulsivamente de nuevo porque nos encanta la sensación de facilidad y comodidad que viene a la vez de comer compulsivamente.

 

Pero el ansia de los próximos atracones resuena en cada bocado y nos convence de que necesitamos otro bocado. A continuación, la juerga. Seguido de la culpa y el remordimiento. Entonces viene, el compromiso, el juramento, la promesa, de nunca hacerlo de nuevo. Entonces nos sentimos inquietos, irritables y descontentos. Así es con la comida. Entonces el atracón. A continuación, la humillación. Luego, el compromiso, el juramento, la promesa. Entonces estamos  inquietos, irritables y descontentos. Entonces a comer. Luego el atracón. Todo se repite una y otra y otra vez.

 

La locura de nuestra enfermedad es la fuente de la ingobernabilidad de nuestras vidas. Si pudiéramos gestionar esa decisión, compromiso, promesa, nunca comeríamos compulsivamente de nuevo, no necesitaríamos el poder del programa de recuperación establecido en el Libro Grande.

 

Puede haber otras áreas de nuestras vidas con grados de ingobernabilidad, pero el asesino - literalmente - es nuestra incapacidad para gestionar la decisión de detenerse de comer compulsivamente.

 

Comer no es el problema. Tampoco lo es dejar de comer. Los comedores compulsivos tienen una variedad de maneras de dejar de comer compulsivamente (o de comer por completo). Mantenerse sin comer compulsivamente es el problema. Si tuviéramos el poder de detener el inicio del proceso de comer compulsivamente, no tendríamos ningún problema con comer. La falta de poder, ese es  nuestro dilema.

 

Ahora hemos identificado el problema real del comedor compulsivo sin esperanza.

 

Por muy inteligentes que hayamos demostrado ser en otros aspectos, en lo que concierne al alcohol hemos sido extrañamente dementes. Estas son palabras duras pero ¿No son ciertas? (Página 38 Libro Grande)

 

Estamos locos realmente (perdón por la expresión) porque nos falta el poder de administrar la decisión de no tomar el primer bocado compulsivo. Por lo tanto, tenemos que encontrar un Poder Superior, si nuestro poder no es suficiente para actuar con cordura, a lo que comer se refiere.

 

Por lo tanto, si seguimos cuidadosamente las instrucciones claras (página 29 Libro Grande)  incluyendo 84 páginas y 85, vamos a recibir una de las muchas promesas de los Doce Pasos " .

“Porque para entonces se habrá recuperado el sano juicio” (Libro Grande página 84) Ahora, nos hemos recuperado. Lea las promesas del Paso Diez empezando en la parte inferior de la página 84 al primer párrafo de la página 85.

 

Si eso no deja ninguna duda en su mente, lea cuidadosamente las páginas 17, 20, 29, 91, 97, 113, 132 y 133. Va a encontrar la palabra recuperada en cada página.

 

Pagina 17: “Casi todos se han recuperado; han resuelto el problema con la bebida.”

Pagina 20: “nos hemos recuperado de una irremediable condición del cuerpo y de la mente.”

Página 29; “Más adelante se dan indicaciones claras que muestran como nos recuperamos.”

Página 91; “Descríbete a ti mismo como un alcohólico recuperado.”

Pagina 97: “

Pagina 113: “Sabe que miles de hombres que son como el, en muchos aspectos se han recuperado.

Pagina 132: “Nos hemos recuperado y se nos ha dado el poder para ayudar a otros.

Pagina 133: “Nosotros, los que nos hemos recuperado de un grave problema con la bebida, somos milagros de salud mental.

 

Nos parece que la más poderosa declaración de lo que mencionados anteriormente ésta en la página 132: Nos hemos recuperado y se nos ha dado el poder para ayudar a otros.

 

Hemos identificado claramente al comedor compulsivo que está recuperado.

 

¿Qué pasa con el comedor compulsivo en recuperación?

 

El comedor compulsivo en recuperación es aquel que está en algún lugar entre los pasos tres y once. Esa persona está en el proceso de llegar a creer, pero aún no ha tenido un despertar espiritual o experiencia. Bill W. era un alcohólico en recuperación durante 2-3 días en el hospital Townes cuando estaba desintoxicándose.

 

La mayoría de los  primeros 100 alcohólicos que participaron en la redacción del Libro Grande hicieron los pasos durante los primeros 7 a 10 días después de su última copa.

 

Muchos se habían recuperado antes de que asistiera a una reunión por primera vez.

 

Si una persona llega a Comedores Compulsivos Anónimos en busca de ayuda, después de haber sido incapaz de encontrar una manera de detener su forma compulsiva de comer, y la persona no ha tomado los pasos, esa persona no está ni recuperada ni en recuperación.

 

Esta no es nuestra opinión. Esta es nuestra experiencia.

 

Una persona como ésta, en nuestra experiencia, esta sin tratar de dejar de comer compulsivamente y, si ha desarrollado la mente de un comedor compulsivo, él o ella va a comer compulsivamente una y otra vez.

 

Puede haber períodos de tiempo entre los atracones, pero sin recuperación volverá a la conducta de comer compulsivamente. A menudo, son los que afirman que no hay comedores compulsivos recuperados. ¿Cómo iban a saber? ¿Cómo podrían?

 

En ninguna parte del Libro Grande de Alcohólicos Anónimos sugiere que si un alcohólico va a suficientes reuniones, se pondrán bien. Los alcohólicos recuperados que fueron autores de este libro de texto básico dijeron que recuperaron es el resultado de la adopción de los pasos, no de ir a las reuniones.

 

Pagamos el precio de un infierno para llegar hasta aquí. Vamos a pagar el precio para permanecer  aquí y tener un Despertar Espiritual como resultado de tomar los Doce Pasos de Comedores Compulsivos Anónimos.



Return to the main page.

Comments